En el presente artículo presentamos algunas diferencias entre las redes de primera, segunda y tercera generación de redes Blockchain, explicando por qué NEM resulta una de las mejores opciones en el mercado para proyectos e iniciativas descentralizadas.

Desde el surgimiento de las primeras monedas dentro de la economía que conocemos, estas han sido controladas por una entidad central, la cual podía decidir qué hacer con estos activos: Podían debilitarla, fortalecerla, hacer que escacee o producir tantos ejemplares como se quiera.

El dinero en si solo era valioso porque una entidad central decía que lo era. Lamentablemente este principio toda vía perdura y bajo este sistema funcionan la mayoría de las monedas conocidas, ya se trate de dólares, euros, yenes o cualquier clase de divisa internacionalmente valorada.

Sin embargo este modelo cambió para el año 2008, cuando una persona o un equipo bajo el alias de Satoshi Nakamoto puso manos a la obra para cambiar todos estos preceptos, lanzando una moneda digital: Bitcoin.

Bitcoin fue una idea innovadora y le dio inicio a lo que conocemos como la tecnología Blockchain, siendo esta un registro público descentralizado de cada transacción que se ha realizado, y de esta manera puede ser verificable por cualquier persona.

Sin embargo ya estamos cerrando el año 2018, y a pesar de que existan muchas otras criptomonedas y redes descentralizadas, a continuación repasaremos algunas diferencias entre los representantes más conocidos de los Blockchain de primera, segunda y tercera generación:

Bitcoin – Blockchain de primera generación

Bitcoin fue la moneda original, sin embargo no quiere decir que actualmente sea la mejor opción desde una perspectiva tecnológica hoy día. Esto ocurre porque el uso de Blockchain ha sido casi la única medida de seguridad que refuerza su funcionamiento.

Las ideas detrás de Bitcoin han sido utilizadas por todas las criptomonedas, pero esta moneda digital solo fue diseñada para operar como dinero virtual, y es por el hecho de que su red solo puede ser utilizada de forma nativa para transferir saldos BTC.

A pesar de que estructuralmente funcione de forma segura, el hecho de que la minería BTC consuma grandes cantidades de electricidad siendo poco rentable, y que su red solo permita la transferencia de los activos, su funcionalidad es muy reducida por lo que resulta mucho más lucrativa únicamente por fines comerciales, más que por sus aportes tecnológicos de cara a las aplicaciones de su tecnología subyacente.

Ethereum – La segunda generación de Blockchain

Inspirada en los principios bajo los cuales fue creada Bitcoin, surge una nueva iniciativa para su momento bajo el nombre de Ethereum, la cual fue diseñada por un equipo liderado por Vitalik Buterin incorporando una serie de propiedades que aumentan notablemente la funcionalidad y rentabilidad de su red.

El gran renombre del que goza Ethereum en estos momentos se debe a dos aspectos principales:

  • Incorpora la figura de los contratos inteligentes, los cuales son líneas de código que permiten operar aplicaciones en la red de bloques de Ethereum, los cuales se ejecutan de acuerdo a las condiciones pautadas por los programadores.
  • Implementa un algoritmo llamado “ASIC-Proof”, el cual hace que sea rentable para personas sin hardware especializado realizar operaciones mineras.

Sin embargo, el algoritmo ASIC-Proof opera bajo los mismos principios de PoW, lo cual hace que la red comparta las mismas vulnerabilidades y aspectos negativos que afectan a Bitcoin.

Por otra parte, si bien la comunidad de criptousuarios realmente celebró la llegada de los contratos inteligentes, lamentablemente estos hoy día afrontan ciertas dificultades importantes como lo son el costo de las operaciones, congestionamiento de la red, y hace algunos años uno de los contratos inteligentes más importantes de la red – TheDAO – fue hackeado y los fondos sustraídos.

NEM – La tercera generación de Blockchains

NEM utiliza un algoritmo de consenso denominado Proof-of-Importance (PoI), el cual diferencia de Bitcoin y Ethereum, hace a su Blockchain más amigable con el medio ambiente sin requerir cientos de miles de máquinas que consuman electricidad. Un nodo de NEM puede ejecutarse desde una computadora con especificaciones muy básicas, aminorando el gasto energético asociado.

PoI tiene como principal ventaja que promueve el buen comportamiento de los usuarios de la red, ya que maneja un sistema de reputación Eigentrust++, el cual premia a las personas que se caractericen por ser más activas y colaborar en el buen funcionamiento del Blockchain, por lo que no solo resultarán favorecidos quienes simplemente acumulen la mayor cantidad de saldos XEM en sus cuentas. Este mecanismo también blinda a la red contra personas que generan spam y garantiza la operatividad de la misma en momentos de alto flujo de datos.

NEM fue construída con un diseño multicapa para garantizar su completa operatividad. Las personas que requieren un servicio particular solo deben interactuar con uno de estos canales a través de cualquier nodo operativo, sin que esto implique confiar en un tercero para operar de forma efectiva. Los nodos malintencionados no tienen forma de tomar los activos de las personas, y existe la figura de los supernodos para quienes deseen ganar un mayor nivel de incentivos.

A diferencia de otras redes popularmente conocidas, NEM mejora notablemente aspectos asociados con la seguridad y también incorpora otras características importantes, como las cuentas multi firma operativas en la red, la posibilidad de elaborar contratos inteligentes con lenguajes de programación conocidos de forma fácil y sencilla, y la posibilidad de operarlos a través de su API.

Otra característica avanzada es la posibilidad de crear nuevos activos digitales. Esto funciona similar a las monedas de colores operativas en Bitcoin, pero estas operan completamente en el Blockchain de NEM. Los nombres de estos tokens pueden ser creados en un espacio de dominios especialmente habilitado para ello, por lo que una vez tomado alguno, ya este no podrá ser utilizado por otras personas. El propietario original podrá hacer tantos subdominios como desee.

NEM también incorpora un servicio de mensajería cifrada que cuenta con todas las medidas de seguridad que ofrece su Blockchain, por lo que los usuarios podrán enviar mensajes importantes a través de la red mediante el pago de una pequeña comisión.

Retomando el tema de los supernodos, estos recompensan a sus usuarios por brindar apoyo a la red mediante un sistema de cosecha, con el cual el operador se hace acreedor de las comisiones asociadas con el procesamiento de los bloques. Cualquier persona con 10.000 XEM puede operar su propio supernodo y cobrar tarifas basadas en su puntaje PoI, llevando a cabo todas estas actividades desde un computador muy básico, incluso desde un Raspberry Pi.

Además de su red pública, NEM también cuenta con una privada llamada Mijin, la cual ofrece servicios especialmente diseñados para empresas y organizaciones en el mundo de los negocios. Este Blockchain provee mayor funcionalidad y muchas más propiedades para el desarrollo de modelos de negocios, garantizando total seguridad, rapidez y escalabilidad para el buen funcionamiento de las operaciones realizadas.

En si, hablar de NEM es referirse a una red que fue creada desde cero y que actualmente es considerada como una de las más sólidas y potentes del mercado. La tecnología diseñada por NEM fue construida por desarrolladores experimentados para garantizar total escalabilidad y estabilidad desde su primer día de operaciones. Ha sido objeto de muchas pruebas que atentan contra el buen funcionamiento de las redes descentralizadas, y ha superado todas mostrando resultados excelentes.

Fuente: nemespanol.io

Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *